Monday, March 2, 2015

"México merece mejor" (La Jornada, 2 de marzo, 2015)

El maestro Claudio Castillo, egresado de Ayotzinapa y fundador de la CETEG
El régimen autoritario aprovechó el pasado Día de la Bandera y 194 aniversario de la emisión del Plan de Iguala para pisotear los principios fundamentales de paz, unidad y soberanía que inspiraron la creación de la nación mexicana. El martes 24 de febrero, Enrique Peña Nieto reprimió con lujo de violencia a maestros en Acapulco que exigían el pago de sus salarios, inauguró un nuevo cuartel militar en Michoacán cofinanciado por oligarcas y presentó una iniciativa de ley para legalizar la portación de armas por agentes extranjeros.

Apenas tres días después, el Presidente ratificaría su compromiso con el virreinato proponiendo a Arely Gómez, hermana del vicepresidente de noticiarios de Grupo Televisa, para la PGR. El PRI también anunciaría que su lista de diputados plurinominales incluía a la madre de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, la hija de Manlio Fabio Beltrones, dos generales, un directivo de Te­levisión Azteca y una actriz de Televisa. La semana anterior, Peña Nieto ya había propuesto a su amigo y cómplice Eduardo Medina Mora, alguien también cercano a Televisa y responsable por la fallida "guerra" de Felipe Calderón, para ministro de la Suprema Corte.

Queda claro de cuál lado de la historia se coloca el actual mandatario. Para Peña Nieto la represión y la televisión son más importantes que la educación, las fuerzas armadas deben servir al poder económico en lugar del pueblo y los extranjeros pueden imponer su voluntad impunemente en todo el territorio nacional. Con razón el papa Francisco teme lamexicanización de su tierra natal y Alejandro González Iñárritu añora la llegada de un gobierno merecedor de la confianza y el apoyo del pueblo mexicano.

En el desalojo de Acapulco, la Policía Federal abatió al gran dirigente Claudio Castillo, egresado de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa y fundador de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg). A pesar de sus 65 años y sus dificultades para caminar, con gran valentía siempre acompañaba a sus colegas en las acciones de protesta. De acuerdo con Robespierre Moreno, también dirigente de la Ceteg, "su aportación siempre fue el llamado a la unidad, a la no violencia; ese fue siempre su principio más importante; siempre nos decía que dijéramos que sí a la lucha, pero a la lucha pacífica"...

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA

Sunday, February 22, 2015

"Autoritarismo transparente" (Revista Proceso, 23 de febrero, 2015)

La ley es siempre un arma de doble filo. Dependiendo del contexto de aplicación y los intereses en juego, la norma puede fungir como un instrumento de represión o de liberación. Desde la creación del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 1946, la regla ha sido la utilización de la ley para consolidar el autoritarismo, encubrir la corrupción y ensanchar la desigualdad. Sin embargo, durante la breve ventana democrática que se abrió entre 1996 y 2003, la intensidad del contexto político y social logró imponer algunas reformas que prometían invertir la flecha de la legalidad autoritaria y empoderar a la ciudadanía.

Una de las reformas más importantes fue la aprobación, en 2002, de una nueva Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental (LFTAIPG). Esta ley implicó un giro de 180 grados en la relación entre el gobierno y la sociedad. A partir de la entrada en vigor de la nueva normatividad no sería el ciudadano quien tendría que justificar su intención de conocer algún documento oficial, sino que la autoridad debería defender de manera estricta, objetiva y en cada caso la reserva o confidencialidad de la información solicitada. En principio, absolutamente toda la información relacionada con las actividades de las instituciones públicas estaría a la disposición de la ciudadanía. 

Este nuevo enfoque tenía un enorme potencial transformador. Rompió de tajo con décadas de “institucionalismo revolucionario” donde se defendía el principio de opacidad de los documentos públicos con el fin de garantizar la supuesta integridad y fuerza del Estado en contra de los cuestionamientos sociales. Un sólido compromiso con el “principio de máxima publicidad” incluido en la nueva ley de transparencia podría haber transformado profundamente la administración pública.

Si ello hubiera ocurrido, hoy, 13 años después de su aprobación, el país se encontraría en medio de un fuerte proceso de renovación institucional. En lugar de la multiplicación de gobernantes como Abarca, Murat, Aguirre, Moreno Valle y Peña Nieto en todo el país, tendríamos numerosos ejemplos de funcionarios públicos honestos y comprometidos con sus electores. Se hubiera cumplido, aunque sea parcialmente, con el mandato popular expresado en las urnas en 2000 al expulsar al PRI de Los Pinos...

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE AQUÍ

Tuesday, February 17, 2015

"Casos aislados" (La Jornada, 17 de enero, 2015)

José Murat en la firma del "Pacto por México"/Foto: Carlos Ramos, La Jornada
Pocas veces tenemos la oportunidad de ver con tanta claridad los entretelones del sistema de corrupción estructural que tiene postrada a la nación. Los cobardes asesinatos de Norma Angélica Bruno, en Iguala, y de Antonio Zambrano, en Seattle, constituyen la contracara de las insultantes fortunas de importantes políticos mexicanos en Nueva York y Suiza. Y mientras Raúl Salinas, La Tuta y Sandra Ávila Beltrán hoy se pasean por las calles con toda tranquilidad, luchadores sociales, como Nestora Salgado, José Manuel Mireles y Mario Luna, están encerrados en la cárcel en condiciones de extrema precariedad.

Somos malgobernados por un grupo de autoridades neofeudales priístas que no conocen límites. Las fortunas y las mansiones de los políticos mexicanos han sido extraídas con sangre de un pueblo mexicano empujado hacia la miseria, donde por lo menos 50 millones no pueden satisfacer sus necesidades básicas. Y nos encontramos en medio de un proceso de integraciónnorteamericana en que los vecinos del norte reciben a los corruptos con los brazos abiertos pero pisotean con saña a los mexicanos más dignos.

Llama la atención que los reportajes recientes del New York Times y Le Monde señalan a figuras relacionadas directamente con los dos proyectos estrella del sexenio actual: el Pacto por México y la contrarreforma energética. De acuerdo con el rotativo estadunidense, el antiguo coordinador ejecutivo del Pacto por México, José Murat, cuenta con propiedades millonarias en los Estados Unidos. Y de acuerdo con el rotativo francés, dos de los principales promotores de la reforma energética, Luis Téllez y Alfredo Elías Ayub, tienen cuentas millonarias en Suiza.

Otro dato importante es que los mecanismos de triangulación financiera que la familia Murat según el reportaje del New York Timesutilizaría para encubrir sus propiedades son similares a las estrategias utilizadas por Peña Nieto y su equipo jurídico, encabezado por Jesús Murillo Karam, para financiar las tarjetas Monex y Soriana durante la campaña de 2012. En ambos casos se crearon empresas fantasmas con el fin de esconder las verdades identidades de los dueños o patrocinadores. Las empresas Nivea Management, Himo Limited, XILA Company y LOMA AEAI, de los Murat, tendrían la misma función que Comercializadora Efra, Grupo Comercial Inizzio y Comercializadora Atama, utilizadas por Enrique Peña Nieto...

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA


Sunday, February 8, 2015

"Disfunción pública" (8 de febrero, 2015)

Enrique Peña Nieto y Virgilio Andrade (Foto: Twitter)
John M. Ackerman

Con cada coletazo, el dinosaurio priista va destruyendo una a una las instituciones de la supuesta “transición democrática”. Cualquier organismo público que haya tenido en algún momento un espíritu ciudadano o una independencia política ha sido domesticado o cooptado por el aparato. El intento de Enrique Peña Nieto de resucitar como tapadera coyuntural a la ya desaparecida Secretaría de la Función Pública (SFP) es un ejemplo particularmente claro de la consolidación de este perverso rasgo del autoritarismo mexicano.

La primera “reforma estructural” impulsada por Peña Nieto no fue la reforma educativa, ni la reforma energética, sino la reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal (LOAPF). Aun antes de tomar posesión, el presidente electo hizo llegar al Congreso de la Unión, por los malos oficios de Manlio Fabio Beltrones, una iniciativa de ley que eliminaría la SFP y trasladaría sus funciones medulares a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a punto de ser ocupada por su amigo y cómplice Luis Videgaray. Peña Nieto también buscaba excluir miles de puestos del ya debilitado Sistema de Servicio Profesional de Carrera con el fin de rellenarlos con nuevos funcionarios a modo.

El propósito era centralizar al máximo el poder administrativo para evitar cualquier fuga de información sobre los fraudes que ya se estaban preparando desde Los Pinos. Recordemos que precisamente en las mismas fechas en que el presidente electo envió su reforma administrativa a los diputados, en noviembre de 2012, el futuro secretario de Hacienda estaba en pleno proceso de mudanza a su nueva “Casa HIGA” en Malinalco.

Peña Nieto tenía la intención de encubrir su jugada centralizadora con la creación simultánea de un nuevo elefante blanco llamado Comisión Nacional Anticorrupción (CNA) que estaría bajo el control de un consejo de “notables”, incluyendo a los 31 gobernadores, y presidido por el mismo primer mandatario. Aquella cortina de humo simuladora la analizamos en su momento en estas mismas páginas (véase: http://ow.ly/IyI0z). La propuesta que hoy impulsa el PRI en el Congreso de la Unión a partir de la masacre de Iguala es esencialmente la misma...

ARTÍCULO COMPLETO DISPONIBLE  AQUÍ

Monday, February 2, 2015

"Una nueva historia" (La Jornada, 2 de febrero, 2015)

Jesús Murillo Karam (Imagen de 2009, cuando fungía como Secretario General del PRI, Foto: María Luis Severiano)
Dicen que la historia la escriben los vencedores, y México no es la excepción. Desde la fundación del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en 1946, nuestra historia ha sido definida por un grupo de funcionarios públicos e intelectuales orgánicos cuyo único interés ha sido aumentar su poder y riqueza personales. La inaceptable soberbia demostrada por Jesús Murillo Karam el martes pasado al declarar su hipótesis sobre la masacre de Iguala como la "verdad histórica" condensa la lógica de poder autoritario que ha predominado en el país desde hace 69 años. Afortunadamente, una nueva historia ya empieza a escribirse.

Una de las funciones principales del PRI desde su fundación ha sido poner la historia nacional de cabeza. El presidente Lázaro Cárdenas del Río fundó el Partido de la Revolución Mexicana (PRM) con la finalidad de dar fuerza política a las conquistas sociales de la Revolución Mexicana.  Aquel instituto político nació el 30 de marzo de 1938, apenas dos semanas después de la histórica expropiación petrolera encaminada a modernizar el país. Ocho años después, el remplazo de la palabra "mexicana" por "institucional" y la transformación de "revolución" en "revolucionario" simbolizarían la traición histórica del proyecto social originario de la Constitución de 1917.

Desde el sexenio del primer presidente priísta, Miguel Alemán Valdés, hasta la fecha, el régimen ha buscado remplazar la gran historia mexicana de luchas y conquistas desde abajo con una nueva historia "institucional", donde los verdaderos constructores de la patria serían los burócratas "ilustrados" de arriba.

Hoy, los gobernantes repiten la misma fórmula al desconocer a los padres de familia como interlocutores e imponer su versión de los hechos del 26 de septiembre. El Todos somos Ayotzinapa de Enrique Peña Nieto y la verdad histórica de Murillo Karam no son más que dos ejemplos contemporáneos de la continuidad de siete décadas de hipocresía, suplantación y simulación institucionalizadas...

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA

Monday, January 26, 2015

"Gobierno popular" (Revista Proceso, 25 de enero, 2015)

Mitin multitudinario de Syriza en Grecia
Es un grave error visualizar nuestra tarea actual como la de “perfeccionar” la democracia mexicana o emprender una “segunda transición” limitada a la rendición de cuentas y el estado de derecho. Cualquier esfuerzo que no enfrente directamente la cuestión del poder social estará destinado al fracaso. La razón por la cual el país se encuentra en una situación tan delicada es porque las instituciones públicas y la clase política sirven a los amos del poder y el dinero en lugar de servir a los ciudadanos más humildes y vulnerables.

La conquista del poder público por los de abajo constituye un paso necesario para empezar a rectificar. Mientras el Estado se mantenga en manos de élites corruptas que desprecian profundamente al pueblo mexicano, su única función será reprimir, dividir y explotar a la sociedad. Un Estado controlado por el pueblo no podría resolver por sí solo los grandes problemas nacionales, pero por lo menos fungiría como un escudo protector de los intereses populares contra la ambición desmedida y el sadismo sangriento de los poderosos. Y si un gobierno popular lograra un fuerte respaldo social podría incluso convertirse en una palanca para una transformación económica y política de fondo.

La coyuntura global es propicia para el surgimiento de un gobierno popular en México. La crisis de gobernabilidad neoliberal que se vive en el país es similar a la que experimentaron Brasil, Argentina y Venezuela en los años noventa, Bolivia y Ecuador en la primera década del presente siglo, y actualmente España y Grecia. Así como los opresivos sistemas burocráticos del bloque soviético fueron derrumbados por la acción social durante la década de los ochenta, hoy los sistemas de exclusión y corrupción institucionalizadas, de la órbita estadunidense, también se desmoronan frente a la movilización popular.

Los próximos meses constituyen un momento clave en la batalla por transformar las coordenadas del poder público en México. Más allá de la posición de cada quien con respecto a la utilidad del voto, durante el periodo de las campañas electorales la situación política de la nación se coloca en el centro del debate público. Nadie podrá evitar los millones de anuncios de los candidatos ni los debates con colegas y amigos sobre la coyuntura nacional...

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE AQUÍ

Monday, January 19, 2015

"Sistema agotado" (La Jornada, 19 de enero, 2015)

Protesta de padres de familia de Ayotzinapa en el 27 Batallón de Infantería
Las viejas estrategias del régimen priísta para la desactivación de las protestas sociales ya no funcionan como antes. Hoy, cuatro meses después del surgimiento simultáneo de dos poderosos movimientos –uno desde la Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa y el otro en el Instituto Politécnico Nacional–, ambos se mantienen más fuertes que nunca. Tanto el movimiento urbano como el levantamiento rural continúan con gran iniciativa, imponiendo a los de arriba las reglas de los de abajo.

El ingreso de civiles desarmados a las instalaciones del 27 batallón en Iguala, el pasado lunes 12 de enero, en busca de sus hijos y colegas desaparecidos, fue un acontecimiento sin precedentes en la historia de México. Evidenció el contundente avance del poder popular en Guerrero y en todo el país. Después de meses de haber insistido en el ingreso a los cuarteles militares y recibido solamente evasivas de las autoridades, los padres de familia terminaron unilateralmente la espera e ingresaron directamente sin pedir permiso a absolutamente nadie.

Aquella valiente acción no constituyó de ninguna manera una "provocación" o un "reto" a la autoridad, sino que fue simplemente la materialización del enorme poder y legitimidad social que ha acumulado el movimiento desde el pasado 26 de septiembre. La policía comunitaria de Guerrero cuenta con armas de alto poder y se encuentra aliada plenamente con el movimiento de Ayotzinapa. Si lo que buscaban era provocar a la autoridad hubieran podido hacerlo sin problema, pero en lugar de disparar optaron por la vía de la acción social.

Lo mismo ha ocurrido con la instalación de decenas de "concejos populares" a lo largo y ancho de Guerrero. En lugar de tomar el poder con las armas, en municipios como Tecoanapa y Ayutla de los Libres, el movimiento social ha logrado desplazar a las autoridades formalmente constituidas con la fuerza de la razón y la legitimidad social.

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA

Sunday, January 11, 2015

"Francia y México: Una Sola Lucha" (Revista Proceso, 11 de enero, 2015)

Portada de Charlie Hebdo que se mofa de los lideres del Frente Nacional,
principal partido de derecha en Francia
El pasado miércoles, el presidente francés, Francois Hollande, acudió inmediatamente a la escena de la masacre en la revista Charlie Hebdo y declaró tres días de luto nacional. En contraste, Enrique Peña Nieto todavía no ha pisado Iguala, y ha exigido a la sociedad mexicana “superar” la trágica pérdida de 46 luchadores sociales de la Escuela Normal “Isidro Burgos” de Ayotzinapa. En lugar de viajar a las montañas de Guerrero, el presidente mexicano prefirió ir primero a China y después a Washington para vender los activos del país y recibir órdenes del imperio. Se confirma una vez más para quién “gobierna” el actual ocupante de Los Pinos.

También llama la atención cómo numerosos comentaristas y políticos mexicanos se escandalizan con los ataques en París pero se callan frente a hechos similares en su propio país. Estos analistas de high society asumen una actitud abiertamente colonial desde la cual las vidas y los derechos de los europeos tendrían un valor más elevado que los de sus colegas latinoamericanos.

Tanto en el caso francés como en el mexicano, personajes fuertemente armados y bien organizados silenciaron importantes voces críticas. Ambas masacres son crímenes de lesa humanidad y constituyen inaceptables ataques a la libertad de expresión. Todos los mexicanos deberíamos solidarizarnos con el noble pueblo francés, de la misma manera en que ellos generosamente lo han hecho con la causa de los estudiantes de Ayotzinapa.

El hecho de que en un caso los ataques hayan sido reivindicados por islamistas y en el otro sean el resultado de la captura de las instituciones públicas, locales y federales, por el crimen organizado no altera en absoluto la esencia de ambos crímenes. Tampoco cambia la situación el hecho de que en Francia las víctimas son caricaturistas y en México estudiantes normalistas. La principal actividad de ambos grupos es promover el análisis crítico de la sociedad y de las instituciones públicas...

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE AQUÍ

Tuesday, January 6, 2015

"IT'S TIME TO RESET U.S.-MEXICO RELATIONS: The current U.S. strategy has failed" (Politico, January 6th, 2015)




John M. Ackerman

Mexico’s President Enrique Peña Nieto makes his first state visit to the White House this week. This meeting offers a golden opportunity to start cleaning up the blood which today stains US-Mexico relations. Since taking office, President Barack Obama has treaded water in the bilateral relationship and become increasingly implicated with terrible human rights violations in the process. It is time to end this vicious cycle and mark out a new path for peace and prosperity in North America.

The present situation is unsustainable. Violence, crime, corruption and conflicts of interest are out of control. The September 26 assassination of four and mass abduction of 42 student activists from the Ayotzinapa teachers college by police in Iguala, Guerrero is only the tip of the iceberg. Over 100,000 people have been violently executed and 20,000 people disappeared since 2007. Over the same period, dozens of journalists and human rights activists have been murdered. Freedom of speech and association are also under constant attack, with arbitrary detentions of activists skyrocketing since Peña Nieto took power on December 1st, 2012.

It is time to face the facts and recognize that the Merida Initiative has failed. This binational project was announced on October 22nd, 2007 by former presidents George W. Bush and Felipe Calderón. Its objective was to “fight organized crime and associated violence while furthering respect for human rights and the rule of law” in Mexico. Today, seven years, two presidents and almost $3 billion later, Mexico is more unsafe, chaotic and authoritarian than before.

In order to blaze a new path we first need to clear up some common misperceptions.

First, Mexico is not a failed state. To the contrary, it stands out as one of the Latin American countries with the most powerful and best-funded public institutions. The country has significantly strengthened its congress, judiciary, state governments and a series of specialized independent agencies in recent years. Mexico is also the 14th largest economy in the world and a member of the Organization for Economic Cooperation and Development (OECD)...

CONTINUE READING AT POLITICO

Monday, January 5, 2015

"Las cuerdas del títere" (La Jornada, 5 de enero, 2015)

La sorpresiva visita de Enrique Peña Nieto a Washington en medio de la enorme crisis económica, política y social en México desnuda una vez más quién realmente manda en el país.

Vapuleado por su pueblo y agotadas todas sus estrategias políticas internas, el deslegitimado ocupante de la Casa Blanca de Sierra Gorda 150 espera que un abrazo de año nuevo en la Casa Blanca de Washington, en el Día de Reyes, salve mágicamente su fallido sexenio. Pero es probable que le salga el tiro por la culata.

La programación de la reunión entre Barack Obama y Peña Nieto durante el primer día de sesiones del nuevo Congreso de Estados Unidos garantiza que el encuentro será ignorado tanto por la clase política como por los principales medios de comunicación en el país vecino. En las elecciones del pasado 4 de noviembre, el Partido Demócrata de Obama perdió su control sobre el Senado y también sufrió una derrota histórica en la Cámara de Representantes.

Este martes 6 de enero será un día lleno de discursos y posicionamientos políticos de los representantes de la nueva mayoría legislativa, así como de debates sobre el cada vez más reducido margen de maniobra que tendrá un debilitado Obama durante los últimos dos años de su mandato.

La ausencia de una agenda clara o acuerdos relevantes en preparación para la reunión Obama-Peña Nieto también confirma la insignificancia del encuentro. El único interés de Obama será hacer propaganda para su hipócrita "acción ejecutiva" en materia inmigratoria. Esta medida no constituye de ninguna manera la "reforma migratoria integral" que ha venido prometiendo desde hace años, sino que es simplemente más atole con el dedo con el fin de evitar la fuga de votantes latinos...

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA